A TÍTULO DE PRESENTACIÓN


En la búsqueda efectuada en bibliotecas digitales de todo el mundo y en webs especializadas, se consiguen en muchas ocasiones libros e imágenes muy interesantes, y que quedan relegadas al olvido para la mayoría, bien por no conocer la manera de acceder a ellas o lo más frecuente porque ni siquiera se conoce su existencia.

Pretendo al respecto mostrar aquí algunas de esas obras e imágenes y remitir al lector a su fuente original para que caso de interesarle el tema, pueda ampliar sus conocimientos.

Todas las sugerencias y críticas constructivas serán bienvenidas, al igual que sus comentarios.

Saludos





domingo, 29 de marzo de 2009

PÉREZ VIGO PINTOR ESPAÑOL


Como aportación del amigo Julio Alberto Plaza, que conoció al artista y mantiene una buena relación con su familia, les presento en esta entrada una sinopsis de la obra del pintor español Pérez Vigo, del que existe muy poca o ninguna información en Internet, pero que en nuestra opinión merece el reconocimiento público por su buen hacer como pintor de oleos, acuarelas, dibujos e ilustraciones.

Les transcribo a continuación un apunte biográfico sobre el artista, que nos ha remitido amablemente su propio hijo Don Ernesto Pérez Benito, a él y a la familia del artista que ha permitido a Julio Alberto tomar fotos de la colección de obras del autor, vaya desde aquí nuestro agradecimiento.

Juan Antonio Pérez Vigo nace en Madrid en 1927, segundo de los hijos del escritor y periodista José Bruno y María Vigo. Sus experiencias de la infancia inevitablemente vienen marcadas por el ambiente revolucionario y prebélico del Madrid de la República, su padre fue detenido y enviado a un campo de concentración por su crítica mordaz para con el régimen y sus demoledoras opiniones políticas en la prensa más combativa de la época. A esto hay que añadir el estallido de la guerra y el cerco a la ciudad de Madrid que envolverá a la ciudad en un ambiente de psicosis durante tres años. El abandono de la escuela, el refugio de su familia en una casa abandonada por sus propietarios y dotada de una enorme biblioteca a su disposición y el ambiente de los refugios antiaéreos durante los períodos de bombardeo serán experiencias que fragüen su personalidad y determinen su gusto por la fantasía, lo siniestro, lo grotesco y el expresionismo extremo así como un humor negro con el que explorará el lado oscuro de la existencia humana.

La dureza de la postguerra en un Madrid donde el ambiente cultural ha quedado fuertemente distorsionado por el nuevo panorama político y el hundimiento económico de la clase media fuerzan a un jovencísimo Juan Antonio –absoluto discapacitado social- a superar sus dificultades físicas: una miopía severísima y buscar trabajos totalmente alejados de su interés por el dibujo la actividad favorita de un niño aislado y disfuncional.

En esta tesitura su trabajo como repartidor de telégrafos le permitirá el acceso a la Facultad de Bellas Artes de San Fernando de Madrid donde se matriculará como alumno libre para poder utilizar las precarias instalaciones de la misma y asistir a algunas de las clases. Entre los pocos profesores que poseen una auténtica cualificación serán D. Antonio Fernández Curro, Catedrático de Anatomía Artística, y D. Carlos Sáenz de Tejada, el gran ilustrador de Vogue y protagonista del Art Déco en España, los que, al ver sus primeros trabajos, animen a este joven “outsider” a formalizar su formación y terminar sus estudios y licenciarse obteniendo diversos premios de la propia Academia. De este período serán sus primeras ilustraciones en colaboración con su Maestro D. Carlos Sáenz de Tejada para la edición de “El Bosque Animado” de W. Fernández Flórez en la Editora Nacional y posteriormente ya en solitario para la editorial McMilan del cuento”Lo áspero con lo suave” de Phoebe Houstoun Boswall en Inglaterra. Sus principales influencias serán en esta época Hans Holbein y A. Dürer y, en el campo de la ilustración, el inglés Arthur Rackham así como la obra del dibujante y grabador G. Doré.

En los años 60 de modo casi accidental se presenta a las oposiciones del cuerpo de Catedráticos de Enseñanza Media y comienza su labor docente como profesor de Dibujo en diversos institutos y centros de enseñanza de artes y oficios primero en Mérida (Badajoz) y luego en Valladolid. Es también un período de cambios vitales al contraer matrimonio con Rafaela Benito Gutiérrez alumna de pintura y también musa y colaboradora en su obra. De esta relación nacerán dos hijos Ernesto y Enrique.

Es tiempo de concentrarse en su propio proceso de maduración pictórico y será el óleo el vehículo elegido. Pintura antivanguardista, centrada en recuperar una tradición milenaria que a su juicio ha sido injusta y absurdamente dilapidada en el siglo XX, la obra de Juan Antonio se compagina con un intensísimo trabajo de experimentación con los materiales y medios pictóricos en búsqueda de las fuentes de la Tradición y con un trabajo de investigación teórico sobre las estructuras profundas de la expresión a través del estudio comparado de las diferentes corrientes estéticas y tradiciones pictóricas.

Hasta los años 80 este trabajo se va perfilando con un robustecimiento de su estilo, un progresivo dominio del color y de las leyes de la composición, siendo esto último su principal obsesión y el fin de su investigación teórica hasta su fallecimiento en 1998.

A partir de los años 80 su interés se desplaza hacia la acuarela y un reencuentro con el mundo de la ilustración. La plumilla clásica en conjunción con técnicas modernas como el aerógrafo dejan atrás al óleo y permiten una difusión mayor de su obra a través de exposiciones. Con una soltura de dibujo en ocasiones minimalista culmina una obra difícil de encajar en el árido paisaje del realismo español del costumbrismo de paisaje con palomar o en la casi inexistente producción autóctona de ilustración de libros que, especialmente en el caso de la ilustración de relatos para público infantil parecen casi siempre tomar por idiotas a los lectores. Crítico mordaz del panorama de las vanguardias y de su comercialización subsecuente en el período de oro de la mercantilización artística años 60 y 70 siempre planteó el trabajo del pintor como algo conectado con las mal llamadas “artes menores” de las que éste surge, el tiempo en que no existían los genios sino talleres de maestros, donde lo sublime no era la inspiración sino el trabajo consciente y concienzudo sobre modelos teóricos y prácticos que el tiempo había consagrado. Un tiempo donde el artista “pensaba” su obra y dialogaba con una tradición en la que como Pieter Brueghel el Viejo decía “somos enanos a hombros de gigantes”.


Les presento a continuación una selección de sus obras, tanto bocetos como dibujos, acuarelas, ilustraciones para cuentos y oleos, les recomiendo las amplíen pulsando sobre ellas para apreciarlas debidamente ó bien las vean seguidas en el álbum correspondiente de Flickr en este ENLACE


001- Pérez Vigo--oleo-autorretrato 1978

002- Pérez Vigo-oleo- Azucena-1970

003-Pérez Vigo-oleo-El hermitaño-1970

004-Pérez Vigo-oleo-Las tres cartas-1969

005-Pérez Vigo- El profeta-1993

005a-Pérez Vigo-Hombre con pipa 1995

006- Pérez Vigo-acuarela-La limosna-1994

007- Pérez Vigo-acuarela-Amigos-1994

008- Pérez Vigo-acuarela-Burro filosofo-1994

009-Pérez Vigo-acuarela-El pianista-1994

010-Pérez Vigo-acuarela-Mercado-1995

011-Perez Vigo-acuarela-Niiño-sin fecha

012-Pérez Vigo-Ilustraciones infantiles

013-Pérez Vigo-Ilustraciones infantiles

014-Pérez Vigo-Ilustraciones infantiles

015-Pérez Vigo-Ilustraciones infantiles

016-Pérez Vigo-Ilustraciones infantiles

017- Pérez Vigo-Ilustraciones infantiles

018- Pérez Vigo-Dibujo boceto

019-Pérez Vigo-Dibujo boceto

020-Pérez Vigo-Dibujo boceto

021-Pérez Vigo-Boceto

022-Pérez Vigo-Dibujo boceto

023-Pérez Vigo-Dibujo boceto

024-Pérez Vigo-Dibujo

025-Pérez Vigo-Dibujo


Les hemos preparado en 4Shared una carpeta con 130 de sus obras en todos los estilos trabajados por el artista, desde donde podrán descargarse los que lo deseen, las que les resulten interesantes ENLACE


Saludos.

6 comentarios :

  1. Cesar de nuevo mis felicitaciones y agradecimientos por todo lo que estas haciendo, estas llevando a cabo un trabajo faraonico en el que se ve empleado mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, bueno, hago lo que puedo para difundir lo que me parece digno de serlo, esperemos que los asiduos al blog se aficionen a buscar en la red según sus propios intereses cuestiones culturales.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me sumo a las felicitaciones y agradecimientos de TORPOGRAFO, y, supongo, que a los de todos los asiduos al blog.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días. Fui alumno suyo siendo ya Catedrático del dpto. de Dibujo, sabía que pintaba, y tambien vivimos con él su ceguera total, aquella que le impedía tener un mínimo rastro de visión para corregir las láminas de dibujo técnico. Recuerdo como las tomaba con las manos y se las pegaba literalmente al rostro. Pasaba sus dedos por delante y por detrás y a más de uno pilló con láminas fotocopiadas pensando en que siendo ya prácticamente ciego no podría percibir si estaba bien realizada la lámina. Nos acostumbramos a verlo en clase con su gorra verde militar que le ofrecía la sombra necesaria para que sus ojos pudieran percibir sin que la luz le dañase más su pequeño rastro de visión.

    Estando prácticamente ciego una tarde, en clase, hizo a mano alzada una circunferencia para una explicación, una vez que abandonó el aula, me acerqué a repasarla con el compás y no había nada que repasar, simplemente era idéntica a la que el compás trazaba. Trazaba en lapizarra huesos del cuerpo humano de vez en cuando y parecían láminas de Freixas.

    En alguna ocasión nos habló de como trabajaba de día y estudiaba por la noches, de cómo repitió varias veces la asignatura de Anatomía llegando a rayar la perfección en ella gracias a repetir una y otra vez la asignatura... para aquellos que se preocupaban tanto de repetir una asignatura. Recuerdo tambien cómo regaló aprobados a todos aquellos/as que tenían claro que no iban a estudiar carreras relacionadas con el dibujo técnico mientras los demás nos decíamos "nosotros tendremos que currarnos la asignatura".

    A la hora de poner sus notas era muy excéntrico, aun recuerdo la cara de algunos compañeros y compañeras y de quien lleva siendo mi pareja en la vida 23 años al ver mis láminas con un 18/10, 20/10, o un 30/10 o un... siendo el diez l anora máxima de referencia era como decirme que mis láminas eran perfectas. El secreto estaba en que o no usaba los asquerosos y odiados Rotring si no unos rotuladores Calibrados en 0.2/0.4/0.8 de STAEDTLER que aun conservo... ¡y aun funcionan! Al no dejar gota ni mancha alguna las circunferencias recibían la cantidad justa de tinta para poder borrar y que debajo quedara el dibujo. Me hice un invetó a base de esparadrapo para sujetarlo en el compás y el resultado fue magnífico. Para Pérez Vigo encontrarse con las "nuevas tecnologías" le supuso una curiosidad más en su carrera.

    Una frase suya que me quedó grabada "¡Cómo puede haber suspendido usted esta asignatura!" y mi respuesta muy simple... las notas no las pongo yo. El profesor de Dibujo Técnico que en desgracia me tocó era un redomado sinvergüenza con los alumnos y un cerdo con las compañeras. Tenía fijación por una chica a la que no paraba de sobar y esta chica me pedía que por favor no la dejase nunca sola en clase con él, cosa que hice sentándome a su lado. A partir de ese día ya no se pudo acercar a ella y eso debió de ****rle mucho pues me hizo repetir COU solo con su asignatura. Pero ese curso, mientras Pérez Vigo, a quien todos los alumnos le conocían por su apodo "el topo" y no por su nombre, me decía lo que me decía conocí a quien es la mujer de mi vida y madre de nuestro peque. Vamos, que casi tengo que agradecerle al capullo ese que se largó a Madrid al siguiente curso que me suspendiera su asignatura. Fue un curso muy sencillo pues pude centrarme en la clase de Dibujo Técnico y en la relación ;)

    Ahí quedarán siempre en el recuerdo sus charlas en clase, su gorra verde caqui, su forma de evaluar las láminas y la cara de sorpresa de quien en casa es "mamá.

    Me gustaría poder ver más obras suyas por lo que si alguno tiene algunas más de las que hay colgadas en la red...

    (rgs030306@yahoo.es)

    Un saludo y gracias por dedicarle a Pérez Vigo la entrada.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Quijote, por estos apuntes personales que nos aportas del maestro Pérez Vigo. Saludos.

    ResponderEliminar